Seleccionar página

¿Es tan importante la primera impresión?

¿Hay segunda oportunidad para causar una buena primera impresión?

Suele decirse que bastan 30 segundos para formarnos una opinión sobre una persona y emitir un juicio sobre ella. ¿Es siempre acertada la primera impresión?

Te presenta a una persona y al poco, sin saber muy bien la razón, terminas haciendo una valoración sobre ella. No necesita ni un minuto para tener esa primera impresión. Su apariencia, sus gestos, modales, su voz… pequeños detalles que conforman una imagen que acabas catalogando de un modo u otro.

¿Por qué ocurre esto?

El cerebro organiza la información en categorías, y a partir de ahí hace comparaciones rápidas. Muy rápidas y siempre con ayuda de las emociones.

¿Se te parece esta persona a alguien de nuestro pasado que nos hizo daño? ¿Ese tono de voz te es agradable? ¿Es su sonrisa tan sincera como la de nuestro padre, o es tan falsa como al de nuestro vecino?

A raíz de esta primera impresión cada persona decide el esfuerzo que invierten en avanzar en la relación con las otras personas.

Cuidado con el efecto de halo

El efecto halo es un sesgo cognitivo muy común. Tiene que ver con juzgar las cualidades de una persona a partir de nuestra primera impresión.

Un ejemplo claro del efecto halo seria, por ejemplo, conocer a una persona que físicamente nos resulte atractiva. Al ver su imagen agradable tendemos a pensar que sus acciones, sus opiniones y creencias serán igual de positivas que su aspecto físico. Lo cual es un error grave.

Esperamos que te haya resultado interesante esta información, y recuerda:

“Nunca hay una segunda oportunidad para causar una primera buena impresión”

close

¡Bievenid@ a bordo!

Únete a nosotros, y empieza hoy y no te pierdas nuestros grandes temas referentes a la Psicología, Fisioterapia y Logopedia.

¡Prometemos que nunca te enviaremos spam! Echa un vistazo a nuestra [link] política de privacidad [link] para obtener más información.

×