Seleccionar página

¿Qué dice la psicología de los propósitos de Año Nuevo?

¿Te pones propósitos de año nuevo? ¿Son realistas? ¿Los cumples?

Comienza un nuevo año y con él vuelven las listas de objetivos y propósitos de principios de enero, pero ¿se mantienen estos objetivos a lo largo de los meses?

Todos nos hemos propuesto alguna vez propósitos de año nuevo. Normalmente son hábitos de nuestra vida que queremos incluir, eliminar o modificar de nuestras rutinas. Entre los más comunes pueden estar comer más sano, hacer más deporte, dejar de fumar o incluso ahorrar más.

Sin embargo, en muchas ocasiones, pasadas unas semanas dejamos de realizarlos. En este post te contamos algunas herramientas para que consigas mantenerlos y cumplirlos.

Éxitos y fracasos 

  1. Propósitos más habituales: La mayoría de las investigaciones al respecto, dejan ver cómo el mayor porcentaje de objetivos se relacionan con metas sobre nuestra salud. Para ello es imprescindible ser realista y comenzar con propósitos que podamos cumplir. Si nos proponemos un cambio gradual y progresivo siempre nos será más asequible conseguirlo.
  2. Llevar a cabo el propósito: A la hora de cumplir un objetivo nos centramos demasiado en el hecho de conseguirlo, quizás si también le diéramos importancia al proceso conseguiríamos llegar a esa meta disfrutando de nuestros esfuerzos.
  3. Evitar pensar demasiado: Normalmente pensamos de forma negativa sobre el hecho, por ejemplo, de dejar de fumar, centrándonos en los aspectos negativos que ocurrirán cuando pongamos ese plan en marcha. Si conseguimos evitar pensar demasiado en lo horrible que será llevarlo a cabo tendremos más posibilidades de seguir adelante.
  4. La palabra “debería”: este término implica la posibilidad de hacer algo y no una realidad. A la vez que supone una presión “debes hacer algo”. Por lo que es más aconsejable evitar estos términos.

Esperamos que con estos consejos te sea más fácil cumplir tus propósitos. No obstante, no debemos limitarnos a cumplirlos y aceptar los momentos de debilidad como parte del proceso. Cambiar un hábito no tiene que limitarse al comienzo del año, en cualquier momento o etapa personal podremos proponernos esa lista de objetivos pendientes.

Desde Clínica Arcoíris os deseamos un Feliz año nuevo, lleno de salud física y mental, lleno de nuevos retos y mucha ilusión que estaremos encantados de acompañarte a cumplirlos.